Pérdida de hueso y encía: cómo la ortodoncia puede ayudar a prevenirlo