Recuperar la sonrisa a cualquier edad… ¡Es posible! :)

Diferentes problemas con un mismo objetivo: volver a recuperar la sonrisa. Día tras día acuden a nuestra clínica multitud de pacientes con una meta muy clara, quieren mejorar su vida a través de la mejora de su sonrisa. Los motivos que les han llevado al deterioro bucal son variados, os explicaré algunos de ellos.

En pleno 2017, y en un mundo donde la información abunda, todavía hay un grueso de la población importante que no acude al menos una vez al año al dentista. Van pasando los años y problemas aparentemente pequeños se convierten en problemas serios que pueden desencadenar en enfermedad de encías, pérdida de hueso y por consiguiente pérdida de soporte dental, lo que conduce lamentablemente a la pérdida de piezas dentales.

Y ahora es el momento de reparar en el verdadero problema que supone perder dientes.

¿Qué pasa cuando se produce una pérdida de pieza dental? 

  • A nivel fisiológico:
    • Lo primero que sufrimos es el no poder comer. Cuando faltan dientes en nuestra boca nos vemos obligados a restringir los alimentos que tomamos. Esto es más peligroso de lo que parece, y os explicaré por qué. Cuando dejamos de tener una dieta variada empezamos a sufrir la falta de nutrientes por no tomar determinados alimentos que no podemos masticar. Pondré un ejemplo: una persona que no tiene todos los dientes dejará de comer alimentos que deba masticar mucho, como por ejemplo la carne. Si eliminamos la carne de nuestra dieta sin incorporar ningún otro alimento que contenga esos nutrientes nuestro organismo sufrirá. Un vegetariano o un vegano sabe qué tipo de alimentos debe tomar para que su organismo obtenga todos los nutrientes y vitaminas necesarias, pero generalmente una persona que tiene un problema masticatorio sencillamente eliminará los alimentos que no puede masticar sin acudir a un nutricionista que le aconseje qué debe incorporar a su dieta. En resumen, el no poder masticar afecta mucho a tener una dieta variada, y esto a la larga es muy peligroso.
    • Por otro lado, cuando sufrimos la pérdida de piezas dentales tendemos a seguir cada vez una dieta más blanda.  Esto provoca que disminuya la función de nuestro sistema digestivo haciendo que nuestro estómago se vuelva vago, pues no tiene que destruir los alimentos en la función de digestión. Cuando de nuevo volvamos a ingerir alimentos más pesados nuestro estómago tendrá difícil el procesarlos en la función de digestión, pudiendo provocar problemas gastrointestinales en nuestro organismo.
    • Cuando hemos perdido dientes se produce también un cambio estético en nuestro rostro. Y no hablamos solo de lo visible que es sonreír sin dientes, incluso estando serios, el resto de las personas notarán que no tenemos dientes. Esto ocurre porque habremos perdido tono muscular por no utilizar los músculos masticatorios (consecuencia de la modificación de dieta que explicaba más arriba). Por consiguiente, nuestro aspecto físico facial cambiará, presentando una mayor flacidez en la piel del rostro. Los músculos que sujetan esta piel no están tonificados provocando una apariencia envejecida de nuestro rostro, además de destacar unas mejillas hundidas, unos dientes hacia adentro y una serie de rasgos que nos hacen parecer más mayores.
  • A nivel psicológico:
    • Cuando un paciente no tiene dientes su fortaleza, autonomía y seguridad se ven gravemente perjudicadas.
    • El mero hecho de comer puede provocar en el paciente angustia vital y ansiedad, pues al enfrentarse a un proceso totalmente cotidiano que repetimos de 4 a 5 veces al día sufre mucho.
    • Su vida social se reduce y en muchas ocasiones desaparece. Esto lleva en muchas ocasiones a que los pacientes se aíslen y caigan en depresiones debido a la baja autoestima que padecen.

 

¿Qué sucede cuando solucionamos el problema de la pérdida de piezas dentales con implantes dentales?  

Cuando el paciente viene a vernos y se somete a una rehabilitación bucal colocándose implantes dentales o siguiendo el tratamiento que yo les he recomendado como doctora experta en rehabilitaciones estéticas se producen unos cambios enormes.

  • El paciente recupera su autoestima, la confianza en si mismo y la seguridad que había perdido.
  • Comienza a comer disfrutando del momento.
  • Sonríe mucho más.
  • Automáticamente comienza a salir más.
  • Su dieta mejora y por consiguiente, su estado de salud general.
  • El rostro del paciente se modifica puesto que sus músculos masticatorios vuelven a estar tonificados y cuentan con el soporte que proporcionan los dientes.

Para no llegar a una situación de deterioro bucal es recomendable:

  1. Acudir cada seis meses a tu dentista.
  2. Llevar una higiene correcta en casa.
  3. Detectar los posibles problemas que aparezcan en la boca.
  4. En el caso de notar movilidad bucal se debe acudir lo más pronto posible a un especialista.

Espero haber transmitido con todo lo que os cuento hoy la importancia de mantener una boca sana y, en el caso de presentar un problema de pérdida de piezas dentales, que con esta información acudáis rápidamente a vuestro dentista para solucionarlo y poder sonreír sin importar la edad ni ningún otro condicionante que frene nuestra sonrisa. Ahora os dejo unas fotos de diferentes pacientes que han pasado por nuestra consulta que hoy lucen una sonrisa con la que siempre habían soñado. 🙂

pérdida de piezas dentales

Paciente de 68 años con su nueva sonrisa

pérdida de piezas dentales

Paciente de 68 años con su nueva sonrisa

pérdida de piezas dentales

Vista lateral de una rehabilitación con resultado natural

pérdida de piezas dentales 3

Vista frontal de una rehabilitación con resultado natural

pérdida de piezas dentales

Mira cómo sonríe ahora este paciente

perdida de piezas dentales

Vista frontal tras tratamiento en Clínica Peydro

 
Compartir en redes sociales
12

años de
experiencia

100%

clientes
satisfechos

900

ponencias para
otros profesionales

©2016 Clínica Peydro | http://www.clinicapeydro.es |
Teléfono: 963 14 78 25 | C/ Ingeniero Joaquín Benlloch, 43 Bajo, València, 46013, Valencia